Mindfulness: elementos esenciales, características y actitud.

Ser mindful

En el intento de definir el término los diferentes autores han puesto el énfasis en uno u otro aspecto resaltando lo que, para ellos, son características relevantes del Mindfulness. La reflexión sobre estos aspectos definitorios nos ayuda a internalizar la práctica para llevarla a nuestra vida cotidiada, para experimentar qué es mindfulness. A continuación se detallan dichos aspectos.

Respecto a los elementos esenciales de la atención plena los propuestos por Vallejo (2008) son:

  • Centrarse en el momento presente. Se trata de centrarse y sentir las cosas tal y como suceden, sin buscar su control. Podría decirse que, de modo similar a como operan las técnicas de exposición, la persona ha de permanecer en una determinada situación sintiendo lo que allí suceda. Eso es lo que realmente esta ocurriendo en su vida, no el pasado o el futuro.
  • Apertura a la experiencia y a los hechos. A menudo lo verbal sustituye a lo real por lo que el centrarse en lo que sucede y se siente en el momento presente, permite poner por delante los aspectos emocionales y estimulares frente a la interpretación de ellos. De ahí que Mindfulness se caracteriza por ser “no narrativo”.
  • Aceptación radical. Éste es un elemento central que consiste en la aceptación no valorativa de la experiencia. Lo positivo y lo negativo, lo perfecto e imperfecto son aceptados como experiencias naturales, normales.
  • Elección de las experiencias. Quiere decir que una vez que una situación es elegida debe vivirse y experimentarse tal y como es,  de forma activa y con aceptación.
  • La aceptación supone una renuncia al control directo. Esto no supone que los procesos de regulación emocional, fisiológica y comportamental no se produzcan, pero si que no se buscan intencionalmente.

Germer (2005), que propone que la palabra Mindfulness puede ser utilizada para describir un constructo teórico, una forma de meditación y un proceso psicológico indica como características:

  • No conceptual; esto es, prestar atención y conciencia. Sin contenido verbal y sin centrarse en la narrativa interna. Solo sintiendo y percibiendo.
  • Centrado en el presente: el mindfulness se trata del ahora, en este mismo momento.
  • No valorativo: no puede experimentarse plenamente algo si no aceptemos tanto el aspecto positivo como el negativo. La valoración carece de sentido si lo que buscamos es experimentar las vivencias.
  • Intencional: siempre hay una intención directa de centrarse en algo, y de volver a ello si por algún motivo se ha alejado nuestra atención. A éste aspecto también apunta Kabat-Zinn ( 2012) al afirmar que “los objetos de la atención son menos importantes que atender en sí mismo”
  • Observación participativa: se ha de observar lo que se experimenta sin aferrarse a ello.
  • No verbal: la experiencia Mindfulness se refiere a lo emocional y sensorial pero no a lo verbal. No es narrativo (Kabat-Zinn, Vallejo, Cebolla, García-Campayo y Demarzo).
  • Exploratorio: vamos experimentando y explorando nuestras sensaciones y percepciones.
  • Liberador: nos ayuda a dejar de atraparnos en nuestra experiencia previa y patrones automáticos.

 

Jon Kabat-Zinn (1990), para el que la motivación juega un papel principal, señala como los fundamentos de la práctica del Mindfulness la actitud y el compromiso. Según este autor los factores relacionados con la actitud son siete:

  • No juzgar: imparcialidad ante lo observado.
  • Paciencia: Es necesaria para poder permanecer en la vivencia del momento presente incluso cuando ésta es aversiva ya que, sea lo que sea lo que se está viendo, también pasará. (Se relaciona con la “impermanencia” de la que nos habla el budismo).
  • Mente del principiante: El reto es ser conscientes de que cada momento es diferente al otro y estar dispuestos a ver lo que vaya aconteciendo como si fuésemos un niño que ve algo por primera vez.
  • Confianza: para sintonizarnos con nuestras sensaciones, intuiciones, sentimientos y sabiduría.
  • No esforzarse/ No forzar: implica que este momento es pleno aquí y ahora. No hay nada que “tengas que hacer”, solamente prestar atención.
  •  Aceptación: no quiere decir resignación, sino la voluntad de vivir las cosas tal y como se presentan sin mantenerse en el deseo de que sean de otra manera o tratar de cambiarlas.
  • Ceder/ Soltar: dejar que las cosas sean lo que son, tomando conciencia de que solo son eventos en el campo de nuestra conciencia. Así, los dejamos ir sin aferrarnos ni tratar de intervenir.

No es posible estar prestar atención al momento presente de manera continua. La naturaleza de la mente es así; de un pensamiento a otro, de una cosa a otra constantemente. Eso es lo que la mente hace, por lo que no sería justo reprendernos o juzgarnos cuando nos sentamos en silencio y vemos a nuestra mente en plena acción.

Sin embargo lo hacemos. Nos críticamos, juzgamos, nos decimos que no sabemos hacerlo y es entonces cuando emergen las emociones que nos hacen desistir.

En estos momentos, tener presentes los aspectos definitorios nos ayuda a reconocer cuándo hemos entrado en modo piloto automático y no estamos siéndo mindful. Así reconocemos cuándo caemos en viejos patrones que queremos dejar atrás, rectificamos y nos damos una oportunidad de cambio.

Ángela Lavarias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *